Laimportancia de la técnica en el podcast

Hola. Hoy hablamos de la técnica en el podcast. Sí, de ese mundo de aparatos con luces y conexiones. ¿De verdad es tan importante la técnica en un podcast? Vamos a buscar la respuesta.

La técnica en el podcast es la fase que traduce los sonidos naturales en datos digitales, en bits

Cuando hablas con tu vecino por la ventana escuchas a la persona  de enfrente de viva voz. No hay nada entre su garganta y tu oído, salvo el aire. Pero en un podcast, hay una barrera que separa a la persona que habla del escuchante. Esa barrera es el conjunto de aparatos que traducen la voz humana y los instrumentos musicales en datos y para que esos datos puedan volar a través de Internet hasta nuestros dispositivos. De hecho el podcast surgió cuando se inventó la técnica capaz de llevar el sonido hasta nuestros dispositivos móviles sin muchas complicaciones. El contenido sonoro ya existía, pero la única manera de hacerlo viajar de manera práctica hasta ese entonces era la radio. Con la ayuda del mp3, el feed rss y un ancho de banda aceptable en Internet el podcast empezó a ser una realidad y así hasta nuestro días. Y la parte que hace posible la distribución de ese podcast es la parte técnica. Así que podemos decir que sin una técnica cuidada no tendremos podcast.

La técnica en el podcast es crucial

Ya ves que la técnica en el podcast entonces es muy importante. Sin la técnica el podcast no podría existir y sin una buena técnica, todos los esfuerzos que hemos hecho en marketing, en el mensaje y en la locución no servirán de nada. ¿De qué sirve un buen contenido si lo escuchas con interferencias o con mala calidad de audio?

Digamos que las fases que hemos visto hasta ahora son pruebas a superar, como gradillas de una misma escalera. Todas son importantes y un podcast nunca estará completo si nos saltamos alguna de ellas. Hay personas para las que la técnica en el podcast es fundamental y otras piensan que con un micrófono barato de videoconferencia es suficiente. La realidad es que la técnica en el podcast no es el único aspecto, pero sin los conocimientos técnicos adecuados, nuestro podcast no pasará de ser un contenido mal grabado.

La técnica en el podcast es crucial para que nuestro contenido pueda llegar con todo su sentido al escuchante.

Hazlo sencillo, lo más sencillo posible

La clave principal en audio profesional es que todo debe ser lo más sencillo posible. Cuantos menos aparatos y de mejor calidad sean, mejor te escucharán. En una palabra: minimalismo. Poco y de la mejor calidad posible. Gasta todo el dinero que puedas, pero sólo en los elementos imprescindibles. A decir verdad, elementos imprescindibles sólo hay tres: el micrófono, la interfaz y el dispositivo. Eso es todo. No necesitas nada más. Vamos a analizarlo.

  • Primero: el micrófono, es evidente, ¿no? El artefacto que transforma la voz en impulsos eléctricos.
  • Segundo: la interfaz: Es una cajita que transforma los impulsos eléctricos del micrófono en datos digitales, lo que se conoce como tarjeta de sonido.
  • Y tercero, el dispositivo, es decir, el ordenador, el móvil, la tablet, cualquier dispositivo con el que manejar esos datos, poder editar el audio y darle la forma que queramos.

Se pueden añadir más elementos, por supuesto, pero este es el conjunto mínimo necesario para hacer un podcast. Recuerda, la clave es mantener este conjunto lo más sencillo y de la mejor calidad posible.

Tres reglas sencillas de recordar:

  • Cada vez que el sonido pasa por un aparato pierde algo de su fidelidad.
  • Cuantos más caros sean los aparatos menos fidelidad pierde el sonido.
  • Y cuantos menos aparatos haya en la cadena, menos fidelidad pierde el sonido.

Por eso hazlo sencillo, lo más sencillo posible.

Así es que ya sabes…

La técnica en el podcast es importante porque…

  • Traduce el sonido en datos que se pueden subir a Internet.
  • Si no cuidamos parte la técnica, todo lo demás no servirá de nada.
  • Tienes que hacer que la fase técnica sea lo más sencilla posible.

Y recuerda, con un podcast pro… te van a escuchar.

Un saludo. ¡Hasta la próxima!