Cómo impostar la voz. Cuatro claves para una locución perfecta

Hola, bienvenidos de nuevo a Podcast Pro. Vimos en episodios anteriores que para sacar lo mejor de nuestra voz era completamente necesario aprender cómo impostar la voz. Vamos a ver algunas nociones básicas más. Comenzamos.

 

Saber cómo impostar la voz es importante para locutar

Las escuelas de locución emplean la mayoría de sus recursos en enseñar cómo impostar la voz. Después de aprender los fundamentos básicos de respiración, impostar la voz es uno de los pasos más importantes. Este concepto tiene mucho de teórico, pero también mucho de práctico. Si quieres conocer toda la práctica, ya sabes que en Podcast Pro tenemos el curso de Locución Expresiva, impartido por Emma Rodero y del que haremos una edición presencial próximamente. Mientras tanto, hoy vamos a hablar de algunos conceptos teóricos, para iniciarnos en ello.

Cuatro claves para saber cómo impostar la voz

Para impostar la voz correctamente se deben producir cuatro condiciones indispensables:

  1. Primero, que el aire pueda pasear fácilmente por la laringe, sin obstáculos. Recuerda que el aire es el sustento de la voz.
  2. Segundo, que el aire encuentre un punto de apoyo en el diafragma y que sea el propio diafragma el que pueda impulsar todo el aire que sea necesario. El aire debe estar apoyado en el diafragma y, posteriormente, en los órganos articulatorios, nunca en la laringe. Cuando apoyamos el aire en la laringe las cuerdas vocales sufren y normalmente nos quedamos afónicos.
  3. Tercero, todos los órganos resonadores, como los labios, la lengua, los carrillos, deben estar libres, relajados, que no opongan resistencia, porque de lo contrario se producirían tensiones y fatiga. ¿Conoces la expresión “me duele la boca de decírtelo”? Pues… puede suceder, literalmente.
  4. Cuarto: todo el aparato resonador debe poder recibir el aire libremente, para luego moldearlo a nuestro antojo y darle la forma necesaria para expresar lo que queremos.

Las tres fases de la impostación de la voz

Además, la impostación comprende tres fases: apoyo, mantenimiento y proyección.

Del apoyo ya hemos hablado. El aire debe proyectarse sobre los órganos resonadores, no sobre la laringe. Es importante porque así la voz favorece riqueza de armónicos. Si apoyas el torrente de aire sobre la laringe tu voz sonará más chillona, como metálica. Todo esto se consigue una respiración adecuada.

Lo segundo que tenemos que hacer es mantener la voz. Esto se consigue, como ya hemos dicho, si logramos mantener los órganos articulatorios y resonadores en su sitio. Por ejemplo, la lengua abajo, relajada, sin tensión.

Y por último, impostar la voz consiste en proyectarla. Tenemos que apuntar con el sonido de nuestra voz hacia adelante, lanzarla hacia fuera, para que suene más redondeada. La idea es que el torrente de voz se refleje sobre el paladar de la boca, por su forma y su dureza. Fíjate cómo están construidos los auditorios, los techos suelen tener una forma parecida al paladar de la boca, porque proyecta mucho mejor el sonido.

Debes mantener la proyección de la voz evitando la rigidez de la mandíbula, dando la sensación de flexibilidad muscular y relajación.

Otro punto interesante es la posición de los labios. Un mínimo cambio en los labios puede cambiar nuestro timbre y el resultado de la impostación de la voz.

La impostación comprende tres fases: apoyo, mantenimiento y proyección. tweet

¿Quieres saber si tu voz es impostada?

Un ejercicio que sirve para comprobar que la voz se está emitiendo impostada consiste en notar las vibraciones en la pared superior del pecho, notarás que tu pecho vibra, especialmente si lo notas entre las articulaciones claviculares. Si notas esta vibración en las clavículas, la voz es impostada.

Si la voz está impostada, suele suceder que tú te oyes menos y los demás te oirán más. Cuando una voz está bien impostada el máximo punto de vibración del aire se produzca ya fuera de la boca, no en nuestro cuerpo. Es como si tu voz tuviera una onda expansiva. Lo ideal es que tu voz explote fuera del cuerpo, para que tenga el mayor efecto posible. Si la onda de tu voz se expande dentro de ti no tendrá mucho efecto en el exterior.

Así que ya lo sabes

Para impostar la voz el aire debe tener un firme apoyo en el diafragma y en los resonadores. Debes mantener la voz y esto se consigue relajando la lengua y el resto de órganos resonadores. Y por último debes saber proyectar tu voz hacia fuera. Lógicamente para terminar de aprender necesitarás unas clases prácticas de cómo impostar la voz.

Pásalo bien impostando la voz y recuerda que con Podcast Pro, te van a escuchar.